Puntos estratégicos de orientación temprana sobre salud oral infantil:

1. Lactancia Materna:

  • Fomentar la lactancia materna hasta el 6º mes de vida.
  • Si el niño se queda dormido mientras es alimentado,limpiar sus dientes antes de acostarlo.

2. Uso del biberón:

  • Utilizarse sólo como vehículo para la fórmula artificial.
  • No agregar ningún tipo de azúcar o edulcorante.
  • Desaconsejar el biberón nocturno después de la erupción de los primeros días.
  • Si el niño se queda dormido mientras es alimentado, limpiar sus dientes antes de acostarlo.
  • El biberón debe abandonarse progresivamente a partir de los 12 meses y definitivamente cuando erupcionen los molares.

3. Uso del chupete:

  • Debe ser anatómico, retirarlo progresivamente a partir de los 12 meses, y definitivamente hacia los 2 años.

4. Transmisión bacteriana:

  • Desaconsejar ciertos hábitos, como compartir utensilios con el bebé, limpiar el chupete con la saliva, soplar sobre la comida o besar en la boca.

5. Alimentación cariogénica

  • Evitar toda fuente de azúcares fermentables, especialmente durante los primeros 2 años de vida.
  • Informar y evitar el consumo de “azúcares ocultos” y azúcares de consistencia pegajosa.
  • Evitar tomar alimentos azucarados entre las comidas.

6. Higiene bucal

  • Debe realizarse por los padres hasta que el niño sea autónomo (6-8 años).
  • Antes de la erupción de los primeros dientes ,empezar con la higiene bucal, al menos una vez al día, preferentemente después de cada toma de leche con una gasa húmeda.
  • Después de la erupción de los primeros dientes, empezar con la higiene una vez al día con un dedal de silicona o un cepillo dental infantil sin dentífrico.
  • Después de la erupción de primeros molares, utilizar cepillo dental infantil.
  • Usar hilo dental cuando ya exista contacto entre los dientes.
  • No utilizar ninguna pasta dental con flúor hasta los 2-3 años por riesgo de fluorosis.
  • Utilizar pasta con 500pm de flúor en niños de 2-3 años de edad.
  • Cantidad equivalente a un guisante.
  • Utilizar pasta con mayores concentraciones de flúor en niños mayores de 7 años.

7. Uso de flúor

  • Según en nivel de riesgo, edad y concentración de fluór en el agua de consumo diario, el odontopediatra y/o pediatra decidirán la dosis de flúor sistémico.
  • El odontopediatra y el pediatra deben decidir sobre el tipo de administración y frecuencia,en función el riesgo de caries.

8. Visita al odontopediatra

  • El infante deberá tener su primera visita con el odontopediatra cuando se haya completado la erupción de la 20 piezas temporales.

Los problemas más prevalentes con respecto a la salud bucal en los niños en edad preescolar son la caries, afectaciones dentales por traumatismos y alteraciones en el crecimiento y desarrollo bucodental.

La caries, es actualmente la enfermedad crónica más frecuente en la infancia y presenta graves repercusiones en la salud general del niño, como dolor intenso, infecciones faciales que pueden requerir tratamientos de urgencias. Asimismo, los niños con caries precoz en la infancia tienen mayor riesgo de presentar nuevas caries en la dentición permanente.

El traumatismo accidental de los dientes es quizá uno de los accidentes más dramáticos que le suceden a un individuo y su frecuencia en la clínica odontológica es cada día mayor. En odontopediatría es aún más evidente, puesto que la incidencia de este tipo de lesiones dentarias es mayor en la niñez y en la adolescencia.

Se recomienda que la primera visita del infante se realice cuando se haya completado la erupción de la 20 piezas que componen la primera dentición, aproximadamente a los 3 años de edad.

En esta primera visita, el Odontopediatra examinará los dientes, las encías y la mandíbula del niño para comprobar si hay algún problema. Además, los padres recibirán información acerca de la dieta no cariogénica, de la higiene bucal y del manejo de ciertos hábitos bucales como el chupete y la succión digital.

 

Fuente: http://www.clinicakranion.com/odontopediatria